Las clases de danza clásica para adultos iniciales y principiantes son especialmente recomendadas para quienes desean iniciarse en el ballet en edad adulta. Efectivamente, el ballet clásico para adultos no solo no es imposible, sino que además puede ayudarte a llevar una vida más sana y cómoda por todos los beneficios que le aporta a tu cuerpo y a tu mente. Si tu sueño siempre ha sido practicar ballet pero nunca te atreviste por considerarte demasiado mayor, descubrí todo lo que podés ganar con esta práctica.

1. Actividad cardiovascular: Todos los estilos de danza constituyen una forma excelente de perder peso, mejorar la respiración y la resistencia y llevar un estilo de vida saludable. Esto se debe a que los movimientos aeróbicos aceleran el metabolismo y permiten eliminar grasas y toxinas innecesarias. Pero, además, el ballet clásico es especialmente bueno para el drenaje linfático. Con el ballet clásico para adultos podrás tener una piel tersa y un cuerpo ligero en el que no se acumulen los líquidos ni las grasas.

2. Fortalecimiento de los músculos: El ballet clásico se basa mucho en el mantenimiento de posturas erguidas y estiradas en las que hay que mantener el equilibrio. Esto hace que las bailarinas necesiten unos músculos abdominales muy fuertes, que les permitan moverse en perfecto equilibrio sobre las puntas sin perder la gracia y el control de los movimientos. Además, esta danza también necesita de mucha elasticidad de los músculos, de manera que sean resistentes pero también moldeables. Esto es especialmente relevante cuando hablamos de ballet clásico para adultos, ya que la fuerza y la flexibilidad que se consigue en zonas del cuerpo que con la edad se resienten, como caderas y tobillos, te evitará lesiones o dolores que te impidan llevar una vida plena y dinámica.

3. Mejora de la postura y la coordinación: El hecho de que el ballet clásico requiera que las bailarinas mantengan la columna estirada y la frente alta hace que quienes practican esta danza sean muy conscientes de su cuerpo y de los músculos que trabajan con cada movimiento. El ballet clásico para adultos te permitirá corregir las malas posturas que has adquirido con el tiempo y modular tus movimientos hasta hacerlos ágiles y fluidos. No solo te verás mucho más elegante con tu nueva postura, sino que además te sentirás mucho mejor y evitarás dolores de espalda y cuello.

4. Mejora de la memoria y la disciplina: El ballet es difícil. Requiere mucho entrenamiento, concentración y disciplina para avanzar, la repetición de movimientos y el trabajo constante de músculos que probablemente nunca habías forzado para mejorar tus límites. La práctica del ballet clásico para adultos fomentará tu concentración, tu memoria y tu gestión de la frustración conforme veas que el trabajo duro da sus frutos. Si bailar ballet ha sido tu sueño frustrado, no lo dudes ni un segundo más. Gracias al ballet clásico para adultos conseguirás ese cuerpo ágil y elegante que siempre has deseado mientras practicás ese bello arte que tanto te gusta.