La salsa es uno de los bailes sociales latinos más populares. Se baila al ritmo de la música que lleva el mismo nombre. Es un baile de pareja, pero también se puede bailar solo. Fue creada por puertorriqueños, cubanos y otros hispanoamericanos.

Aprender a bailar salsa o cualquier ritmo latino no tiene límite de edad y está considerado como tener un “estilo de vida cardiosaludable”.

Beneficios de bailar salsa:

  1. Te ayudará a mejorar o corregir la postura, a mantener tu equilibrio corporal y mejorar la memoria, conservando tu cerebro más joven y entrenado.
  2. Bailar es sinónimo de hacer ejercicio, te ayudará a bajar de peso, a tonificar tu cuerpo, siendo una manera divertida de quemar calorías, aumentando tu capacidad respiratoria y tu resistencia.
  3. Mejora tu autoestima, ya que aumenta tu seguridad y confianza en ti mismo.
  4. Sin duda conocerás gente nueva e interesante con la que compartir aficiones.
  5. Al divertirte bailando, te liberarás del estrés, de la rutina, liberas toxinas y esto favorece la relajación.
  6. Incrementa la generación de endorfinas con lo cual aumenta tu vitalidad y te hace una persona más feliz.
  7. Bailar acaba con la timidez ante las miradas de los demás y te transforma en una persona capaz de hablar y mirar de frente a tu pareja regalándole una sonrisa, estarás preparado para enfrentar nuevos desafíos.

La salsa aparece en la década de los 60 con la fusión de los ritmos latinos: son, rumba cubana, mambo, jazz, formando una mezcla de ritmos y estilos, de ahí su nombre, SALSA. Fue en Cuba donde nació este baile, pero fueron los Estados Unidos los que la desarrollaron y lanzaron hacia todo el mundo.

En la clase se aprende desde lo más básico hasta lo más complejo, avanzando en la disociación del movimiento, incluyendo pies, brazos y torso. Se aprende como tener fuerza y firmeza sin olvidar lo femenino. Una clase no solo para aprender si no para divertirse y sentir la alegría de este ritmo.