Montserrath Otegui

Prensa

+ Info 14/11/2013

Diario La Capital

"Siempre hay una razón noble y una razón bella", es la fórmula de Montserrath Oteguí, directora de la compañía de danza que lleva su nombre y que hoy a las 21.30 estrenará su nuevo espectáculo, "Kabbaláh, ensayos para una búsqueda", en la sala Astor Piazzolla del Teatro Auditórium. Como adelanto de la temporada 2014, que tendrá este espectáculo todos los domingos a las 22.30 en el Teatro Colón, Montserrath Oteguí brindará a la ciudad una nueva propuesta que, como las anteriores, viene a sintetizar una búsqueda personal. El espectáculo consta de dos partes. La primera corresponde al ballet "Kabbaláh, ensayos para una búsqueda", pieza neoclásica de 25 minutos creada por Oteguí. La segunda, al debut como coreógrafa de Rocío Álvarez, bailarina de la compañía que creó el ballet contemporáneo "Hasta dónde, o de cuando tu lugar es incierto y el del otro sólo confunde", de 40 minutos. Los bailarines de este show son Rocío Álvarez, Melisa Brasero, Natalia Casamayor, Ángeles Pagella, Agustina Rodríguez, Matías Rubio, Facundo Santillán y la propia Oteguí. La música original fue creada por Raúl Bao, Leonardo Oteguí, Gerardo Bao y Alejandro Bao. -¿De qué se trata este intento de plasmar en la danza la sabiduría antigua del "Kabbaláh"? -"Kabbaláh" significa "recibir". Es una temática bastante compleja para llevar a pasos de danza. Yo hice un resumen de sus preceptos esenciales en siete cuadros de ballet neoclásico, a través de la danza, la música y la palabra, porque hay videos con textos míos que ayudan a que el público entienda lo que contamos. Es una filosofía antiquísima, que han continuado los judíos, y yo tomé las ideas más bellas. Por poner un ejemplo, en nuestra Biblia, la mujer fue creada a partir de una costilla del hombre y, según los preceptos que manejamos en la Kaballáh, mujer y hombre fueron creados al unísono, por igual, uno al lado del otro. A partir de ese concepto, hago un desarrollo de una historia maravillosa, porque lo que la Kabbaláh plantea es un camino de ascensión hacia el autoconocimiento que cada ser puede hacer para sí, en el árbol de la vida. La pregunta es ¿para qué estás? Algo se espera de tí. ¿Qué es? -¿Cómo llega una de tus bailarinas al debut como coreógrafa? - Fue un proceso de años. Rocío empezó en 2009 o 2010, con "Álmica". En "Maia", Rocío montó una coreografía y ahora le hice hacer un ballet y planteó un ballet maravilloso, que ella dirigió. La posibilidad se la di a todos, pero no todos están preparados ni tienen la veta coreográfica. Esta vez le encargué que creara un ballet, con la música que ella quisiese. La presento como "coreógrafa invitada", porque aspiro a que la compañía sea un espacio en el que los bailarines de cualquier lugar puedan mostrar su talento. Esa es la visión que tengo de la danza, que no es Mont. No creo una danza para bailar al frente y los bailarines atrás. Ella hizo la coreo y me dirigió a mí. Me callé la boca y aprendí la coreo. En este ballet, soy intérprete. -Pero, aún en esa horizontalidad donde buscás confundirte, es necesario tu mando, que la compañía tenga esa impronta. -Sí, totalmente. Yo escucho a todos mis bailarines, desde sus llantos, berrinches, antojos, hasta las las cosas más grandiosas que puedan hacer, esperando que se manifieste lo mejor. Tomo las decisiones, pero siempre de manera consensuada, y hay veces que estoy adelante y hay veces que estoy atrás, como cuando el director de orquesta deja de dirigir y permite que la orquesta suene sola.


+ Info 15/04/2011

Diario La Capital, Función Teatro Colón, Viernes 15 de Abril

Montserrath Oteguí presenta esta en noche en el Colón. Multiplicidad. La destacada bailarina regresa con este espectáculo, que está dividido en dos partes. En la primera propone un ballet experimental, al tiempo que en la segunda indaga en los antiguos narradores de historias. "Multiplicidad", la obra de danza de la bailarina Montserrath Oteguí, subirá a escena hoy a las 21.30 en el escenario del teatro Colón. Cabe recordar que el espectáculo, estrenado a fines de 2010, fue ternado este verano con el Estrella de Mar en el rubro mejor espectáculo de danza marplatense. "Multiplicidad" está formado por dos segmentos: "Yoes y "Kathaka". El primero es un ballet experimental que resume a través de la danza aspectos psicológicos de la condición humana, mientras que Kathaka es un concepto que refiere a los "narradores de historias". Con esta idea, Oteguí construyó en la segunda parte un ballet con poemas seleccionados y escritos por ella misma que narran diferentes historias de amor que no están conectadas entre sí y que están contadas por los propios bailarines. Fueron ellos los que crearon cada coreografía en base a lo que cada poema los inspiró, pudiendo hacer una elección libre de la técnica y diversidad de recursos para contar cada historia. Ambos ballets cuentan con música contemporánea. Yoes cuenta con composiciones de Bajofondo, Vanesa Mae, Gotan Proyect, John Debney y Natalie Chelín, mientras que Kathaka contiene composiciones originales de Leonardo Oteguí, Raúl Bao y Pedro Olcese. Montserrath Oteguí nació en Buenos Aires, pero comenzó sus estudios a los 10 años con la profesora Beatriz Schraiber en la ciudad de Mar del Plata, donde se radicó posteriormente. Se perfeccionó realizando estudios superiores en Buenos Aires, España, Francia, Dinamarca, Suiza, Mónaco y Estados Unidos. Junto al Ballet del Atlántico realizó numerosas presentaciones, como primera bailarina en Capital Federal y provincia de Buenos Aires. En 1996 recibió el Premio Juventud Delfor de la Fuente (Area Artística) que le es otorgado por el Rotary Club Mar del Plata, destacándola con una mención de honor. Con este espectáculo Montserrath presenta con su compañía de danza una propuesta distinta, con temáticas llenas de pasión, belleza y autenticidad, por el que mereció ser nominada al Premio Estrella de Mar 2011, como Mejor espectáculo de danza.


+ Info 10/10/2010

Revista 7600

El alma en puntas de pie La notable bailarina volvió tras su paso por Europa y Estados Unidos para formar en Mar del Plata su propia compañía y marcar a fuego la danza contemporánea. Una rebeldía que desde el ballet acerca las emociones más profundas. “Mamá, quiero hacer eso”. Frente a una pantalla de TV que repetía una puesta de “El lago de los Cisnes”, supo con apenas diez años qué sería de su futuro. Pero aún cuando un hito del ballet clásico disparó su pasión artística, Montserrath Otegui no se quedó entre media puntas y tutús que le permitieron formarse y brillar en Europa y Estados Unidos. Se abrió camino con estilo propio y hoy, con su compañía, conmueve con esa habilidad para transmitir sentimientos y emociones profundas a partir de la danza. Reconoce que aquellos títulos que marcaron la danza clásica eran espectaculares para la época, cuando los bailarines entretenían así a la Corte. “Pero el arte no puede ir disociado de la gente y de la vida, y la vertiente contemporánea permitió al bailarín expresar otras cosas y de otra manera, no tan encorsetados”, cuenta la artista que tiene compañía propia y el verano último ganó el premio Estrella de Mar por su espectáculo “Álmica”, con un fuerte contenido metafísico y mensajes de reflexión para el alma. Y va por más con una obra basada en la psicología. “Me gusta lo contemporáneo –cuenta- y reniego desde un buen lugar. Uno enfrenta una búsqueda a partir de lo que le pasa a cada artista. A algunos les gusta hacer repertorio y a otros nos pasa contar cosas. Y te rebelás de alguna manera para conocer más cosas. Es una búsqueda permanente. Cuando dejo el camino como bailarina y me pongo a dirigir una compañía, me pregunto para qué hago arte y para qué sirve. A veces nos define lo que no elegimos. A mi me llegaban flores, invitaciones al camarín, pero yo sentía que el arte podía ser instrumento para contar otras cosas y despertar conciencia. El arte debe servir para la sociedad”. > ¿Cómo se transmite eso desde el escenario? Se puede contar y buscar los movimientos. Con la compañía utilizamos la palabra, la poesía, como un nexo adicional para entender lo que decimos con el cuerpo. La danza clásica es mucho mimo, con historias de amor. Europa también trabaja con temas de la psicología o filosofía. Es como un desafío porque contarlo con el cuerpo, no es fácil. Pero llevamos un mensaje para despertar lo que todos tenemos adentro. >¿Qué tuvo Álmica para ser tan reconocida? Aquí no se trata de entender sino estar abiertos a ver otra cosa. La gente que iba a Álmica tal vez volvía, pero lo difícil era que fuera por primera vez. Es difícil para el espectador, pero también para el artista. Algunos hacen lo que les dicen y otros muestran lo que les pasa y sienten. Hay gente que se limita a respetar papeles. Yo tuve una especie de búsqueda y fue un instrumento para llegar a otras cosas. >¿Cómo fue esto de pensar más en la compañía que en tu lugar en el escenario? Bailo poquito y me dedico más a la formación y dirección. La compañía la empecé luego de mi último trabajo profesional, a los 22 años. Ahí vino mi clic emocional. En Estados Unidos tenía 12 horas de trabajo, casa, auto, audición con 4000 personas. Eso me dio la prueba de saber que hoy estoy acá seguro de hacer lo que realmente quiero. Elegí volver y un camino difícil: corregir el dedito a tu bailarín, formar, cuando quizás podría estar en EEUU de primera bailarina y ganando en dólares. Algo dentro de mí dijo que no y pedía un cambio. >¿Aquí se puede vivir de la danza? Tengo la mentalidad de valorar el tiempo y el trabajo. Yo les pago a mis seis bailarines. Es difícil que te valoren el tiempo y el talento. Es un ambiente difícil porque a veces gana el desgano, la apatía, la falta de sueldos y entonces la gente no se dedica a esto. Hacer las cosas a costa del otro tampoco está bueno. A veces, con tal de estar en las tablas, algunos bailarines ceden más de lo debido. El artista es cuerpo, mente y alma. No se puede hablar del alma y después hacer todo a costa de los demás. -¿Cómo presentaría la danza a quien nunca vio una obra o a la alumna a punto de iniciar clases? Siempre digo que la danza es un cuerpo que piensa. Y lo veo desde ése lugar. Nos permite contar con el cuerpo lo que nos pasa, emociones, y lo más difícil, que lleguen a otros que nos están viendo como espectadores. La gente va a buscar emociones y los artistas se las tenemos que dar. Reír o llorar. Y la danza nunca miente. Te toman o no te toman. Es un instrumento para poner luz y belleza sobre lo que hay. No sé si se logra, pero es mi ideal. Pasos de psicología Después de la premiada Álmica, Otegui y su compañía preparan su próximo estreno para el 4 de diciembre en la sala Roxy para continuar la temporada en la Facultad de Derecho. Anticipa para 7600 el contenido de su nuevo espectáculo: “Tomé un tema de la psicología –explica- en la que cada bailarín representa un yo de la personalidad. Me pareció súper rico el tema y desde ahí se desarrolla toda la trama sensaciones y pensamientos hacia una convergencia de todos los yos. Está muy bueno. Y está tomado a partir de la filosofía del cuarto camino. Son ideas complejas de llevar al movimiento. No tiene que ver tanto con las emociones sino en ver las personalidades para llegar a un alma” La maestra Su primera docente y formadora fue Beatriz Schraiber, creadora del Ballet del Atlántico: “A Beatriz le fui fiel y leal hasta que me fui. Fue mi maestra y siempre lo será, mas allá de que los artistas crecemos y tomamos vuelo propio. Nunca me olvido de mencionarla y recordarla. Ella me formó. Es mi maestra”. Kathaka y Yo-Es La compañía de Montserrath Otegui estrenará en diciembre próximo su nuevo espectáculo que combinará dos propuestas: "Kathaka" y "Yo-Es". El primero, con poemas seleccionados, toma un estilo de danzas de la India que cuenta historias espirituales. “YO-ES” es un ballet experimental que resume a través de la danza aspectos psicológicos de la condición humana.


+ Info 15/12/2009

La Capital

Con siete piezas continúa el Festival de Teatro. Dentro de la corriente del teatro-danza, ¨Almica¨ esta a cargo de la Compañía de Danza Montserrath Otegui. En esta pieza cada bailarín se enfrenta al desafío de desarrollar coreográficamente un pensamiento a través de un lenguaje clásico y neoclásico.


+ Info 15/12/2009

La Capital

Obra de teatro Española ganó el Festival Iberoamericano.- Dentro del teatro danza, la bailarina Montserrath Otegui se quedó con el premio a la mejor interprete femenina por su obra ¨Almica¨.


+ Info 09/08/2009

La Voz de Tandil

Montserrath Otegui compañía de danza presenta ¨Almica¨ La obra trata de acercar al público una propuesta diferente, ya que se utilizan diversos lenguajes para permitirnos pensar sobre ciertos temas que nos conciernen a todos (el amor, la soledad, el destino, el miedo, la búsqueda de reconocimiento, el anhelo de sentir a Dios)


+ Info 21/11/2008

El Atlántico

La bailarina Montserrath Otegui retorna a los escenarios ¨Almica¨ es el nuevo ballet con el que se presentará en el Aula Magna de la Facultad de Derecho. Con su objetivo central de humanizar el ballet en mente siempre, la bailarina nos acerca un espectáculo de danza-teatro de tan solo un acto y diez movimientos que representan, cada uno un pensamiento de reflexión. ¿Cuáles? El miedo, la vida diaria, la mediocridad, la explotación hacia otros o hacia uno mismo, Dios, el amor. Asimismo remarcó que con su compañía de ballet y desde sus creaciones quiere reafirmar de que ¨el arte debe conectarnos con la belleza¨


+ Info 11/08/2007

El Atlántico

La compañía profesional de danza ¨Manesen¨ presenta nuevamente su espectáculo ¨In Almost Classical Mood¨ el próximo viernes 3 a las 20 en el Teatro Colón. Montserrath Otegui, directora de la compañía, explicó los alcances de este espectáculo, en el cuál se utilizan las técnicas clásicas, neoclásicas, contemporánea, ¨pero hablamos de cosas que nos suceden como seres humanos. Amamos, sentimos, sufrimos. Creo fervientemente que el arte debe poder ayudarnos a decir algo de todo esto, conectarnos con cosas más esenciales, más allá de la técnica¨ dijo la bailarina, al tiempo que detalló la presentación, que comienza con el pas de deux ¨Unisson¨, un ballet que habla del amor que puede hacer que dos sean uno. Lo proseguirá un ballet neoclásico experimental ¨Yo-es¨, el cual aborda las diferentes personalidades: ¨el yo comprensivo, el yo amoroso, el yo franco, el yo sabio, el yo histérico, el yo que no para de hablar, el yo que perdona, el que se enoja…todos estos yoes contados a través de la danza. ¨Personalmente creo que este ballet es un claro exponente del lenguaje de esta compañía¨, adelantó Otegui. Para continuar con la temática del amor y el ser, la pieza que continuará a ¨Yo-es¨ será un tango de Astor Piazzolla que toma como tema el amor pasional e impulsivo, y por último ¨Shango¨, un ballet que habla de la multiplicidad de las formas ¨a través de una palabra las diferentes interpretaciones que podemos tomar de cada uno. Como dice la frase de Goethe. Toda palabra dicha despierta una idea contraria. ¨La danza debería servir para poder contar cosas que nos conciernen a todos internamente, y a su vez, ayuda sobre todo a que nos entendamos mejor los unos a los otros. Aunque sigue creyéndose muchas veces que hay que ser un entendido para poder apreciar el ballet, a veces no hace falta entender, hace falta sentir. La gente va al teatro a buscar sensaciones. Esta es nuestra tarea como artistas. Dar¨.


+ Info 19/12/2006

El Marplatence

Manesen, la compañía profesional de danza dirigida por Montserrath Otegui ofreció la primera presentación en público el 3 de Diciembre en la sala Astor Piazzolla de Teatro Auditórium. Allí los bailarines repusieron el ballet ¨Carmen¨ con música de George Bizet y coreografía de Alberto Alonso y presentaron ¨Shango¨, un ballet neoclásico creado por Juan Pablo Benítez para la compañía. La novedad: actuó por primera vez una compañía de danza profesional; repuso una pieza completa de ballet y montó una pieza neoclásica con los músicos Raúl Bao y Pedro Olcese en vivo. Montserrath habló con ¨El Marplatense¨ sobre la experiencia de dirigir y producir en Mar del Plata la primera compañía de danza profesional y afirmó que Manesen nació ¨de un gran deseo de poder bailar desde otra consciencia y brindar un espacio digno¨. También recordó que pocos profesores se encargaron de indagar en su personalidad en el baile, y revertir ese estado de cosas constituye un desafío en la formación de Manesen.


+ Info 05/11/2006

Diario La Capital

El próximo domingo es la gran ¨prueba de fuego¨ de un nuevo grupo dancístico local, ya que se estrena su primer producto artístico que tiene como responsable a Montserrath Otegui. ¨A modo de presentación en sociedad se repondrá el ballet ¨Carmen¨ con música de Rodion Shchedrin y un ballet neoclásico creado especialmente para la compañía llamado ¨Shango¨. Con música de Raúl Bao y Pedro Olcese.-